Saltar al contenido

Conozca los alégrenos de su dormitorio

Habitacion

Si bien puede pensar que los alérgenos solo existen en el exterior, es posible que se sorprenda al descubrir que su hogar puede estar lleno de sustancias que causan alergias. Su habitación es solo una de las habitaciones de su casa donde los alérgenos pueden correr desenfrenados, causando una serie de síntomas que incluyen dolor de cabeza, congestión nasal, tos o picazón en los ojos.

Las alergias a las habitaciones no solo son molestas e incómodas, sino que también pueden interrumpir el sueño reparador y hacer que te sientas aturdido y sofocante por la mañana. Los alérgenos de los dormitorios también pueden representar un peligro para quienes padecen asma o cualquier otro tipo de trastorno respiratorio. Afortunadamente, hay varias formas en que puedes combatir esos alérgenos y recuperar tu habitación.

Conozca los alérgenos de su dormitorio

Antes de poder deshacerse de los alérgenos, debe comprender completamente con qué está tratando. Hay cinco tipos comunes de alérgenos que probablemente estén invadiendo su espacio para dormir y que debería tener en cuenta. Éstos incluyen:

Esporas de moho:

El moho ama crecer en lugares húmedos y oscuros, como armarios, molduras de ventanas y gabinetes de baño. Este alérgeno en el aire puede provocar una serie de síntomas desagradables si no se trata adecuadamente. Afortunadamente, hay muchas maneras de evitar que el moho crezca.

Ácaros del polvo:

Estos pequeños organismos se encuentran comúnmente en camas, animales de peluche, almohadas, cortinas, alfombras y tapicería. En otras palabras, casi todo lo que comúnmente encontrarías en un dormitorio es un entorno ideal para vivir para los ácaros del polvo. El desperdicio de estas pequeñas criaturas es comúnmente lo que provoca los síntomas desagradables. Al igual que el moho, hay muchas medidas que puede tomar para evitar que los ácaros del polvo lo afecten.

Caspa de los animales:

Las proteínas del pelaje, la piel, la orina y la saliva de su mascota pueden adherirse a la superficie de su ropa de cama, alfombra o en cualquier lugar al que le guste acechar a su peludo amigo. Comúnmente conocida como la caspa de las mascotas, este alérgeno también tiene una tendencia a permanecer en el aire, y puede flotar en el aire durante horas antes de que finalmente encuentre un lugar de descanso. Si permites que tu peludo amigo entre en tu habitación, o duermas en tu cama, entonces puedes apostar a que hay algo de caspa al acecho.

Cucarachas:

Se cree que los excrementos, la saliva y las pieles desechadas de las cucarachas causan reacciones alérgicas en algunas personas. Debido a que estos insectos son increíblemente adaptables a su entorno, pueden vivir en casi cualquier lugar. Hay muchas maneras de deshacerse de las cucarachas en su habitación, pero lo principal que debe hacer es no comer en la cama y limpiar todas las migajas rápidamente.

Polen:

El polen es uno de los alérgenos más comunes que lo afectan, especialmente en la primavera y el otoño. Desafortunadamente, parece que muchas personas no saben que el polen puede flotar en su hogar a través de las puertas y el sistema de aire central. Incluso se puede llevar a la casa en ropa o pieles de animales.

 

6 maneras de reducir los alérgenos en su dormitorio

Ahora que está más familiarizado con los cinco alérgenos de los dormitorios más comunes, es hora de planificar su estrategia y contraatacar. Reducir la cantidad de alérgenos en su dormitorio es fácil de hacer con los siguientes seis consejos.

1. Use ropa de cama resistente a la alergia

Ya que pasa la mayor parte del tiempo en la cama, es aconsejable cambiar sabanas y cobijas a variedades hipoalergénicas y orgánicas. Este simple cambio puede hacer maravillas para ayudar a reducir la cantidad de alérgenos en su dormitorio. Éstos incluyen:

Cubiertas del ácaro del polvo:

La ropa de cama ofrece el entorno de vida cálido y húmedo perfecto para los ácaros del polvo y otros tipos de alérgenos. Compre una cubierta para ácaros del polvo con una barrera que no supere los seis micrones de tamaño.

Almohadas hipoalergénicas:

Algunas almohadas pueden ser susceptibles a la formación de moho y hongos debido al sudor y la humedad que se acumulan con el tiempo. Elija una almohada que esté llena de algodón o una alternativa de algodón que sea lavable. No te olvides de usar también una funda para ácaros en tu almohada.

Ropa de cama hipoalergénica:

Los alérgenos pueden adherirse a las sábanas, fundas de edredón, fundas y fundas de almohadas, por lo que es crucial comprar variedades hipoalergénicas de ropa de cama. El algodón orgánico, el algodón y el bambú son opciones asequibles que son fáciles de mantener.

Recuerda lavar toda tu ropa de cama en agua caliente. El Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU. Alienta a las personas a lavar sus sábanas a temperaturas superiores a 130 ° para matar los ácaros del polvo.

Edredones y mantas hipoalergénicos:

Manténgase alejado de edredones y mantas que estén rellenos con un material que no se pueda lavar a máquina. Abajo hipoalergénico, seda y lana pura son excelentes opciones.

2. Use un purificador de aire

Los purificadores de aire están diseñados para ayudar a limpiar el aire de contaminantes irritantes y partículas que pueden contribuir a sus síntomas de alergia, así como a muchas otras afecciones de salud.

Esto no solo ayuda a prevenir que estos síntomas empiecen, sino que también mejora la calidad general del aire interior, haciendo de su hogar un lugar más saludable para residir.

Hay diferentes purificadores de aire disponibles para su compra. Sin embargo, debido a que está comprando uno para su habitación, le recomendamos encarecidamente uno que utilice un filtro HEPA, ya que se requieren para atrapar un mínimo de 99.97% de partículas de 0.3 micrones o más.

3. Mantener el nivel de humedad adecuado

Es importante mantener los niveles de humedad en su hogar. Cuando el aire de su hogar está demasiado seco, puede irritar aún más los ojos, la nariz y la garganta y exacerbar los síntomas de alergia. Por otro lado, el aire demasiado húmedo puede provocar moho y crecimiento de hongos no deseados. Un nivel de humedad seguro y saludable es entre 30 y 50 por ciento.

Hay una serie de aparatos que pueden ayudarlo a mantener los niveles correctos de humedad en su dormitorio. Tanto los humidificadores como los deshumidificadores están diseñados para alterar la cantidad de humedad en el aire. También puede ir un paso más allá y comprar un purificador de aire con la función adicional de humidificación o deshumidificación.

No importa cómo lo haga, mantener los niveles adecuados de humedad relativa dentro de su hogar contribuirá en gran medida a que usted y su familia se mantengan saludables.

4. Mantenlo limpio

Los ácaros del polvo son algunos de los alérgenos más molestos que puede encontrar en su hogar. Una forma de mantener alejados a los ácaros del polvo es hacer polvo a menudo. No solo mantendrá su habitación limpia con un aspecto increíble, sino que eliminará los alérgenos no deseados.

Puedes respirar más fácilmente siguiendo unos simples consejos de limpieza. Estos incluyen los siguientes:

  • Aspirar a menudo. Solo asegúrese de usar una aspiradora con un filtro HEPA adjunto que lo ayudará a purificar el aire mientras limpia.
  • Quite el polvo de los muebles con un paño electrostático o húmedo que recoja el polvo en lugar de simplemente cepillarlo.
  • No olvide pasar la aspiradora de los muebles y limpiar la tapicería con frecuencia. Esto es especialmente importante si tiene mascotas que descansen sobre sus muebles.
  • Si es posible, reemplace la alfombra con pisos de madera embaldosada o de azulejos. Esto ayudará a evitar que los alérgenos se acumulen en la alfombra y facilitará la limpieza.
  • Solo use limpiadores no tóxicos en su hogar. Es asombroso cuánto se puede limpiar con un poco de vinagre, limón y bicarbonato de sodio.

5. Sin mascotas por favor

Claro, son una parte importante de la familia, pero también traen una caspa innecesaria que se encuentra en su cama y en su dormitorio. De hecho, la caspa de las mascotas puede ser la causa directa de sus síntomas de alergia.

Muchos dueños de mascotas experimentan síntomas parecidos al resfrío debido a la caspa de las mascotas en su hogar y es posible que no sepan que tienen alergias. No te preocupes tus mascotas continuarán amándote incondicionalmente, incluso si los prohibes entrar a tu dormitorio. Simplemente conviértalos en una cama cómoda en la sala de estar o en el estudio y mantenga su habitación libre de pelo de mascota.

6. Cortar el desorden

Puede ser cierto que los minimalistas experimentan menos síntomas de alergia en sus hogares y en sus habitaciones. Sin todas las almohadas extra, los contenedores de almacenamiento, las pilas de revistas, los animales de peluche y las mantas, los alérgenos no tienen dónde esconderse. Es importante reducir la cantidad de exceso de desorden que hay en su hogar. Cuantas más cosas tengas por ahí, más lugares vivirán los alérgenos y más difícil será limpiarlos.

Los selladores herméticos utilizados para mantener su hogar bien aislado pueden atrapar irritantes y alérgenos dentro de su hogar. Al utilizar algunos de estos consejos para reducir los alérgenos y ventilar adecuadamente su hogar de manera regular, puede crear un ambiente saludable para que su familia disfrute.